De nada valen las joyas si las acompaña una sonrisa imperfecta

De nada valen las joyas si las acompaña una sonrisa imperfecta

De nada sirve llevar joyas si no disponemos de una sonrisa bonita. Es algo que debemos tener claro. Podemos presumir de tener un collar espectacular, pero si nuestra sonrisa es amarilla es más probable que la persona que tengamos delante se quede más con lo malo que con lo bueno. El ser humano es así y lo cierto es que, para quien esté realmente interesado o interesada en potenciar su imagen, este consejo le vendrá especialmente bien. No cabe duda de que una sonrisa bonita siempre es una buena carta de presentación en todas las situaciones y que es necesaria para causar una muy buena impresión.

Pero, ¿realmente tenemos en cuenta esto en un país como el nuestro? La verdad es que se podría considerar que no. Hemos sido y seguimos siendo una nación en la que cuesta mucho inculcar la importancia tan grande que tiene el simple hecho de lavarse los dientes tres veces al día o acudir al dentista, como mínimo, una vez al año. Con estos mimbres, es muy difícil que estemos cerca de la cabeza de los países europeos en los que existe una mejor salud dental. No nos debería sorprender vernos más cerca de la cola. Por desgracia, esa es la realidad en la que nos movemos.

Una noticia del portal web Gaceta Dental nos hacía dar de bruces contra la triste realidad cuando informaba en marzo de 2021 que, durante el año anterior, solo el 51% de los españoles y españolas habían acudido al dentista. Vale que ha existido una pandemia y que se produjo un confinamiento que ocasionó severos problemas a buena parte de la población, pero vamos, que al dentista sí se podía acudir. Y no lo hicimos el 49% de las personas de este país. Como consecuencia, está claro que la salud dental de las personas que componemos este país está lejos de ser la mejor.

Otra información, en este caso publicada en la web de la SEPA, se aseguraba que la salud bucodental no es algo que dependa de la edad ni mucho menos. La noticia surge a colación de un falso mito que existe entre muchas personas en España y que indica que es más fácil tener problemas dentales en edades avanzadas que en edades tempranas. La realidad no es esa. La realidad es la de que, quien no cuida de sus dientes, tiene peor salud dental. Y punto.

Todavía no todo el mundo es consciente de que, para apostar por nuestra belleza e imagen, lo primero no debe ser el conjunto de complementos que usemos. Es cierta una cosa: esos complementos nos pueden ayudar, pero es una apuesta que debe ser de una segunda línea. Lo primero que es indispensable es el hecho de que hay que cuidar de nuestra sonrisa, que es la puerta de entrada a la belleza de una persona y a la consecución de una imagen decente. Los profesionales de Tot Dental nos han indicado que la mayoría de las personas que suelen acudir a su consulta suelen considerar que la salud dental es más importante que los complementos para destacar entre las demás personas.

También es cuestión de comodidad y calidad de vida 

También debemos tener en cuenta el hecho de que mantener una dentadura bien cuidada nos puede permitir disponer de una vida mucho mejor. La razón es que, gracias a ello, tendremos la posibilidad de conseguir no sufrir dolores de ningún tipo cuando comemos, ni otro tipo de dolores que se derivan de una mala salud dental, como lo puede ser el dolor de cabeza o el de oídos.

Por tanto, podemos decir que cuidar de la salud de nuestros dientes termina siendo de primera necesidad para conseguir que la calidad de vida de la que hacemos gala sea mucho mejor. Y eso es precisamente lo que necesitan muchos españoles en los momentos en los que nos encontramos. La salud es lo primero, así que ya es hora de que nos preocupemos por ella… y eso depende también en parte del estado en el que se encuentren nuestros dientes. Que seamos capaces de recordar esto marcará la diferencia entre el éxito y el fracaso en nuestro propósito de hacer de nuestra vida algo mejor.

Es cierto que tenemos que mejorar en lo que respecta a la salud dental en España. Creemos que, poco a poco, esto va a ir cambiando y que vamos a conseguir situarnos entre los países de referencia en este sentido de Europa. Los más pequeños ya se están dando cuenta de los beneficios que conlleva un perfecto cuidado dental y basta una sola generación para que los resultados empiecen a cambiar. Vamos a luchar con todos los medios de los que dispongamos para conseguirlo.