Híncale el diente

Híncale el diente

Mucho se habla de los alimentos que producen caries, mal aliento o ácidos que dañan el esmalte dental. Es de sobra conocido que los caramelos, el azúcar, el café o los refrescos no ayudan a mantener una buena salud dental y pueden arruinar nuestra sonrisa con una caries o manchas. Como todo en esta vida, hay otra cara de la moneda de la que se habla menos: alimentos que ayudan a mantener una sonrisa perfecta.

Es cierto que los alimentos procesados no son buenos aliados para mantener una buena salud a nivel general, pero siempre podemos cambiar esos bollitos tan dulces y deliciosos por una manzana. O en lugar de tomar un refresco de cola refrescarnos con una limonada hecha en casa.

La propia naturaleza nos da los nutrientes y alimentos necesarios para mantener el cuerpo saludable. Lástima que el ser humano todo lo tenga que modelar y transformar de forma que sí, todo está muy rico pero se convierte en un enemigo.

En cuanto a alimentación sana se hace mucho hincapié en cómo afectan a nuestro organismo los alimentos procesados y demás para que nos concienciemos y pasemos a una alimentación más sana y natural. Sin embargo pocos ponen el punto en los alimentos que concretamente, ayudan a favorecer una dentición sana y fuerte. Y existen. Existen muchos alimentos que protegen y hasta limpian nuestros dientes de forma natural. Eso sí, sin olvidar que hay que tener siempre una buena higiene bucodental.

¿Cuáles son esos alimentos saludables para nuestros dientes?

Sin restar importancia a otros, en primer lugar la más conocida: la manzana. Este es uno de los alimentos que ayudan a mantener tus dientes en forma. Limpian las encías, los dientes y eliminan la placa bacteriana a la vez que son saciantes y aportan muchos nutrientes a nuestro organismo.

Los lácteos son otro ejemplo de alimentos que ayudan a fortalecer nuestros dientes con su alto aporte de calcio y además, dicen que ayudan a blanquear. ¿Un yogur en vez de galletas? Mucho mejor.

Las verduras de hoja verde como las espinacas, debido a que hay que masticarlas mucho para digerirlas bien, aumentan la producción de saliva lo cual no solo limpia los dientes también ayuda a neutralizar los ácidos de la boca.

Otro tanto ocurre con las zanahorias, por supuesto, mejor crudas. Contribuyen a la limpieza de los dientes y a la eliminación de la placa bacteriana.

También tenemos alimentos ligeramente procesados que para sorpresa y satisfacción de algunos y algunas, ayudan a prevenir la caries. Se trata del chocolate. Por supuesto con un alto porcentaje de cacao (mínimo 70%) y un mínimo de azúcar. El cacao está considerado un superalimento, por algo será. Obviamente, sin abusar.

El limón, las uvas y las fresas ayudan a mantener blancos los dientes de forma natural y la lista sigue. Son muchos los alimentos que ayudan a mantener a raya las bacterias que producen la caries. Lo que no hay que olvidar es que esto es la base de la higiene dental. No solo por comer alimentos adecuados tenemos que descuidar otros aspectos de la salud dental.

Como nos recuerdan en Espai Dental Olve, hay que lavarse los dientes con la frecuencia necesaria aunque una buena manzana puede hacer las veces de cepillado dental de forma ocasional. Tampoco por mantener una buena alimentación hay que olvidar las visitas al dentista. Lo cortes, no quita lo valiente.

Por tanto, lo que hay que tener en cuenta, es que el consumo de frutas, verduras y hortalizas contribuye a una buena higiene dental y a mantener saludable el organismo. Todo empieza en la boca. De ahí que haya que prestar una especial atención a esos alimentos que no solo son beneficiosos para nuestro organismo interno.

Alimentos ricos en zinc como la carne, el pescado, los huevos o algunos frutos secos, favorecen la desaparición del mal aliento producido por las bacterias que anidan en nuestra boca. El apio ayuda a blanquear y el xilitol presente en las fresas ataca directamente a la placa bacteriana al tiempo que estimula el riego de las encías.

Incluso recientes estudios avalan que el consumo de cerveza rubia, debido a su alto contenido en lúpulo, combate de forma activa la proliferación de hongos y bacterias.

Para finalizar, señalar algunos de esos alimentos que actúan de forma contraria y manchan nuestros dientes o contribuyen a la formación de caries de forma irremediable: el café, los carbohidratos complejos como el pan o la pasta, algunas salsas como la de soja o el vinagre de Módena… el vino o vegetales como la remolacha.