Buscar

Montar una fiesta sin salir de casa

Llegó el otoño. Se acabaron las terracitas y el sol. Los paseos a última hora y el tardeo son cosa pasada. Ahora toca recogerse en casa y socializar en lugares cerrados. Entramos en la etapa final del año, en la que diversas festividades y puentes, invitan a reunirse con familiares y amigos. Adoptamos tradiciones como la noche de Halloween y sustituimos las propias como el día de Todos los Santos. El día menos pensado, celebraremos el Día de Acción de Gracias. Pero mientras llega ese momento, es posible que muchos y muchas, estén planteándose montar una fiesta en alguno de estos días que están por llegar. Hasta las navidades, el calendario nos brinda varias fiestas que pueden ser la razón ideal para animarse a montar la fiesta en casa.

Verdaderamente, en España, no es necesario ningún motivo añadido para celebrar una fiesta. La llegada del viernes ya es razón suficiente para salir a desparramar por los locales de moda. Sin embargo, hablamos en este post de hacer una fiesta en condiciones. Sea alquilando un local o en la propia vivienda. Puede resultar un poco agobiante: preparativos, compras, visitas a tiendas para seleccionar la decoración, invitaciones, etc. Afortunadamente, para los más perezosos y perezosas o aquellos a los que les resulte aburrido todo lo relacionado con las compras, tenemos internet y un sinfín de comercios electrónicos dispuestos a solucionar todos nuestros problemas. Por ejemplo, si quieres un disfraz o decoración para tu fiesta, Carnaval y mucho más, dispone de un amplio surtido tanto de disfraces como elementos decorativos.

Así que, si te estas planteando montar una fiesta o simplemente, sientes interés sobre como puedes montarla sin tener demasiados quebraderos de cabeza, sigue leyendo. En este artículo vamos a tratar de ofrecer los tips necesarios para que puedas montar una fiesta con tus amigos sin tener que pasar horas y horas buscando lo necesario.

Preparando el evento

Para preparar un evento, sea del tipo que sea, es fundamental una buena planificación. Hay que decidir unas cuantas cosas, antes de ponerse manos a la obra. Aspectos como el tipo de fiesta, el lugar, los invitados, comida y bebida, son tan importantes como el hecho de disfrutar de la fiesta cuando llegue el momento.

Realizar la planificación, es algo que puede hacerse desde la comodidad de tú sofá. Así que, vayamos por partes.

Empecemos por determinar el tipo de fiesta. Para gustos, los colores. Las fiestas van en función de los gustos, lógicamente. Algunas opciones que nunca fallan, son las fiestas temáticas en las que tanto decoración, como música, comida y actividades, se combinan con facilidad. La temática puede ser cualquiera que nos llame la atención: cine, música, los años veinte… Son muy conocidas y populares Halloween o San Valentín.

Otra opción puede ser realizar una fiesta con motivo de un evento en concreto: el final de la liga, una entrega de premios, fiestas como Todos los Santos o Año Nuevo, e incluso un cumpleaños sorpresa. Aquí, la decoración, la comida y el ambiente, deben ir acorde del evento en cuestión.

También puedes realizar una fiesta que se centre en una actividad en concreto. Como no queremos movernos de casa, una buena opción, puede ser el karaoke o plantear enigmas sobre un caso a resolver asignando papeles a cada invitado.

Ya tenemos elegido el tipo de fiesta, ahora, hay que saber cuantos invitados vendrán. El espacio va a determinar el número de personas que quieres que asistan así como, el número de invitados, puede determinar el tipo de fiesta. Como hablamos de montar una fiesta sin moverse mucho del sofá, contamos con que se puede tratar de una fiesta con pocos invitados, de tal modo que se trate de algo íntimo.

Cuando hayas determinado estos dos aspectos clave, toca elaborar unas invitaciones, porque queremos que nuestra fiesta, sea un evento en toda regla, con independencia de que se trate de un tipo de fiesta u otro. Gracias a la tecnología y nuestra gran aliada internet, las invitaciones tampoco van a requerir de un reparto directo y entrega en mano o recurrir al arcaico servicio postal. Un correo electrónico o una invitación vía red social, es lo más de lo más. Esto permite hacer un envío masivo en un tiempo récord y que todos, reciban su invitación. Además de que existen paginas web que permiten enviar diseños predeterminados o crear los tuyos propios y personalizar cada invitación.

Importante la información que añades a la invitación: fecha, hora y lugar de la fiesta, información de contacto para que puedan confirmar, tipo de fiesta y, si quieres que los invitados traigan algo en concreto o el tipo de indumentaria. Esto es fundamental si se trata de fiestas temáticas o de disfraces.

Tenemos los pilares básicos de la fiesta. Pero faltan cosas muy importantes: comida, bebida y decoración. Una cosa lleva a la otra, es lo mejor de montar fiestas con temáticas concretas, si se trata de una fiesta con un motivo en particular, todo va de la mano: la comida, la bebida, la decoración y el ambiente. Elegir lo que servimos a los invitados, también depende del presupuesto disponible. Puedes optar por preparar unos canapés, picoteo vario o unas pizzas e incluso, pedir comida por internet o contratar un pequeño catering. Lo mejor es que en la red, puedes encontrar todo tipo de opciones culinarias para celebrar tu fiesta y hacer las delicias de tus invitados.

En cuanto a la decoración, tampoco es necesario acudir a tiendas y tiendas en busca de los elementos necesarios. Existen comercios online que te ofrecen todo tipo de opciones, tanto para que diseñes tu decoración como decoraciones ya completas.

Puesta en escena

Llevas semanas planificando tu fiesta cómodamente desde tu sofá. Se acerca el día del evento y ahora, toca ponerse en marcha. Hay una cosa que no puede hacerse desde la comodidad el pc: la puesta en escena.

Tenemos todo lo necesario, elementos decorativos, comida, bebida, hasta hemos hecho una preselección de la música. Ahora hay que colocar cada cosa en su lugar.

Una buena iluminación es necesaria para crear el ambiente adecuado. Iluminar bien la entrada para que los invitados sean bienvenidos, y luego ir aclimatando las estancias en función de la temática. Luces bajas y tenues para crear un ambiente más intimo o luces de fiesta como ultravioleta o haces de luz, si la fiesta es más cañera. Puedes optar por velas e incluso luces navideñas para crear un ambiente más cálido.

Decorar las estancias es el paso siguiente, para esta tarea, puede hacer que algunos de tus invitados, se adelanten y acudan en tu ayuda. Colocar los elementos decorativos que dejen clara la temática de la fiesta es una de las tareas más amenas, combinar colores, decoraciones y colocar manteles en las mesas donde se vaya a servir la comida, carteles, banderas o cualquier cosa que se te ocurra, ayudará a potenciar la esencia de la temática.

Una buena idea es colocar centros de mesa que reflejen la temática y añadir objetos que sean parte de la decoración como, por ejemplo, incluir piñas si se trata de una fiesta otoñal o flores si se trata de la primavera.

La selección musical es vital para crear un buen ambiente. Hacer una buena lista de reproducción que vaya acorde con cada momento de la fiesta es la mejor forma de no tener que improvisar sobre la marcha. Elegir los artistas del momento, o seleccionar música concreta para la temática es algo que debe hacerse teniendo en cuenta a los invitados. Si, por ejemplo, la fiesta está relacionada con el mundo del cine, una buena selección seria poner las mejores bandas sonoras de la historia.

Si tienes más presupuesto o quieres que tu fiesta sea más chic, puedes contratar a un DJ que se encargue de la música con unas mínimas directrices.

Queda poco para que lleguen los invitados, así que es el momento de preparar la comida y bebida que se vaya a ofrecer. Si se trata de canapés, puedes prepararlo con antelación, si se trata de platos más elaborados, con el tiempo suficientes para que se sirvan a la temperatura adecuada. Una excelente idea es colocar la comida y bebida a modo de buffet y que cada invitado se vaya sirviendo lo que desee o se prepare sus sándwiches o bocadillos en el momento. Otra opción es servir picoteo como patatas fritas, snacks, aceitunas… y disponer de bebidas para todos los gustos, desde refrescos hasta cerveza. La otra opción es contratar un catering que se encargue de todo lo concerniente a la gastronomía.

Ahora sí, ya tienes todo a punto para dar inicio a tu fiesta. Es la hora de que empiecen a llegar los invitados y de recibirlos como merecen. Como se puede observar, planificar una fiesta es mucho más sencillo gracias a la comodidad de internet y todos los comercios electrónicos de los que disponemos. Si tienes que preparar una fiesta y no tienes tiempo o ganas de andar de un lado a otro buscando todo lo necesario, solo tienes que encender el ordenador y en unos cuantos clics, tendrás todo lo que necesites.

Scroll al inicio