Cómo organizar la mejor fiesta de disfraces

Cómo organizar la mejor fiesta de disfraces

Hoy vamos a hablar de cómo arrasar a la hora de hacer una de las fiestas que más de moda está en los últimos tiempos: las de disfraces. Si estamos invitados o formamos parte de la organización de una fiesta de este tipo para adultos, lo primero y uno de los requisitos para asistir es ir vestido de acuerdo con la temática fijada para la fiesta. Esto es clave, tenemos que darlo todo con lo que nos vayamos a poner. En la tienda online de La casa de los disfraces se puede encontrar una gran variedad de disfraces y complementos adecuados para las más diversas temáticas.

La organización de este tipo de eventos es laboriosa, por lo que vamos a señalaros algunos de los principales puntos a tener en cuenta cuanto queráis tirar de este tipo de diversión, algo que suele ser muy recurrente en fechas como, por ejemplo, Halloween.

En primer lugar elegiremos un tema sobre el cual vamos a desarrollar la fiesta. Por ejemplo, esta podría versar sobre el circo, la época medieval, el cine, una fiesta hawaiana, los años veinte, Halloween, como os hemos dicho antes, el viejo oeste americano, etc.

El disfraz es el tema principal de la fiesta y será el inicio de todas las conversaciones. Cada invitado dejará volar su imaginación, y creará su personaje relacionado con la temática de la fiesta. Así, si esta trata del circo, puede ser un domador de fieras, un trapecista, un funambulista, un payaso, etc.

Haremos una lista de invitados para calcular su número, pues tendremos que tener en cuenta el lugar donde se va a celebrar la fiesta para poder estar cómodos, sin agobios ni estrecheces. Si disponemos de un lugar al aire libre, como un jardín o una terraza, sería mucho mejor, pues generalmente todos disfrutamos más al aire libre. Podemos hacer las invitaciones con un dibujo, una frase o alguna alusión divertida relacionada con la temática de la fiesta.

Debemos contar también, según el número de invitados, con una cantidad de comida y bebidas suficiente. La comida puede estar relacionada con el tema de la fiesta, o también podría ser de tipo frío, como canapés, sándwiches, empanadas, embutidos, fiambres, etc., para que los invitados puedan comer de pie mientras charlan animadamente entre ellos.

La decoración es una parte importante en este tipo de celebraciones, pues nos ayuda a ambientar el lugar y a meternos más en el personaje del disfraz.

Asimismo, en toda fiesta que se precie, la música es indispensable, pues ayuda a que la gente se anime, se relaje y se divierta, que es el fin principal de la fiesta. Tiene que ser alegre, animada, variada y conocida, para que todo el mundo se anime a bailar, y pueda ayudar a romper el hielo y crear un nexo de unión entre los invitados que no se conozcan.

También podemos organizar juegos como el de la silla, los clásicos de las cartas, o incluso un karaoke, el concurso al mejor disfraz, al más original, etc.

Y con todas estas pautas seguro que nos coronaremos como los reyes entre los anfitriones de las mejores fiestas de disfraces.

shutterstock_314268092reducida

Fiesta de disfraces infantil

Las fiestas de disfraces gustan no solo a los adultos, a los niños también les encanta disfrazarse y creerse un personaje de ficción, un héroe de cómic o una princesa de Disney. Con ello además se incentiva su imaginación. Un cumpleaños puede ser un buen motivo para organizar una fiesta de disfraces entre los más pequeños.

Siempre que se organice una fiesta para niños hay que tener en cuenta su edad para planificar juegos y actividades de entretenimiento, pues los niños más jóvenes se suelen cansar antes de los juegos y hay que cambiar rápidamente de tarea para mantenerlos entretenidos, con lo cual hay que tener preparados algunos más de los que pensemos utilizar. Se pueden organizar juegos en los que ellos puedan realizar y decorar algún recuerdo de la fiesta, como pueden ser chapas, piedras,  pintar camisetas, etc.

La comida y bebida deben estar de acuerdo con las edades de los niños, así como los elementos de decoración de la fiesta, tales como piñatas, guirnaldas, bolsitas de globos, etc., pues hay que tener cuidado con que no tengan elementos demasiado pequeños que se puedan llevar a la boca y con los que se puedan atragantar.

Y, por supuesto, siempre debe haber algún adulto por la zona para vigilar que no haya ningún problema o surja cualquier imprevisto, desde una riña hasta llevar a algún pequeño al baño de los que todavía no saben ir solos.