¿Cómo puede nuestra ropa o complementos influir en nuestra autoestima?

¿Cómo puede nuestra ropa o complementos influir en nuestra autoestima?

Hay pocas situaciones que sean peores que la que tiene que ver con estar incómodos e incómodas con nosotros y nosotras mismas. No cabe la menor duda de que esta situación termina siendo insoportable y que lo mejor es que tengamos la valentía de ponerle una solución cuanto antes. Podemos tener problemas con muchas personas, problemas que nos pueden condicionar de muchas maneras. Pero, al final, esas personas terminan saliendo de nuestra vida si esos problemas son demasiado grandes. Sin embargo, un problema que solo tengamos con nosotros o nosotras mismas es algo que va a estar ahí siempre. 

Lo mejor, como decimos, es coger el toro por los cuernos y apostar por todo lo que tiene que ver con la resolución de este tipo de problemas. Desde luego, una de las mejores técnicas para conseguir esto no es otra que la que tiene que ver con acudir al psicólogo. Y es que este es un tipo de profesional que puede cambiar por completo nuestra vida, y cambiarla para bien. Desde luego, es obvio que todo el mundo tiene derecho a sentirse bien consigo mismo porque esa, amigos y amigas, es una de las grandes bazas que tenemos los seres humanos para ser felices. 

Una noticia que fue publicada en la página web de El País informaba de que la gente acude cada vez más al psicólogo en un país como el nuestro, pero que resulta complicado, en ocasiones, elegir al adecuado. Hay personas que no han atinado con el adecuado de primeras y han tenido que dar más vueltas de las que esperaba para conseguir al profesional de su confianza. Pero, desde luego, una cosa está clara: merece la pena que lo intentemos, aunque nos cueste dar con el idóneo para nuestro caso. Nuestra salud mental nos lo va a agradecer. 

Hay una noticia publicada en la web de Efesalud en la que se indicaba en su titular que «así vestimos, así pensamos«, poniendo de manifiesto que las dos cosas tienen mucho más que ver de lo que pensamos. Desde luego, estamos hablando de un asunto que tiene una conexión clara y evidente y es que parece lógico pensar que, dependiendo de cómo nos veamos delante del espejo, así vamos a pensar sobre nosotros mismos. Y una cosa ha de quedar bien clara: si no nos vemos bien, nuestra autoestima va a caer por los suelos. Así que lo mejor es que cuidemos de nuestra manera de vestir y los complementos que portemos. 

Los problemas de autoestima se solucionan muchas veces mejorando nuestra imagen física personal. Y, para ello, ya sabemos que todo lo que tiene que ver con la ropa y los complementos juega un papel muy importante. Desde Psicólogo Valladolid Vanessa Sanz nos han indicado que empezar por valorar esas prendas que tan buena imagen nos ofrecen y esos complementos a los que tanto cariño le tenemos es una idea excelente para empezar a darle la vuelta a las tornas, vernos de otra manera y creer un poquito más en nosotros mismos. De esa mejora de nuestra imagen física ante nosotros y nosotras mismas vendrá una mejora de las percepciones que tengamos acerca de nuestra propia persona. Y eso solo traerá beneficios al resto de campos de nuestra vida. 

Un cambio que también notará el resto

No cabe duda de que, si decidimos confiar más en nosotros y nosotras mismas y cambiamos con ello nuestra manera de vestir o los complementos que llevamos, mucha gente también se va a dar cuenta de ese cambio y les va a llamar la atención. Es algo que está fuera de toda duda y que ya ha sucedido en incontables ocasiones con personas de todo tipo. Desde luego, lo que está claro es que no hay nadie que no haya tenido que hacer un cambio en su vida para sentirse mejor consigo mismo. Y quien diga lo contrario, miente. 

Los cambios, si son a mejor, sirven para hacer que nuestra vida sea mejor, por eso siempre hemos defendido que cada cual debe hacer un análisis propio y ver qué es lo que falla en sí mismo, lo que puede mejorar, y actuar en consecuencia para hacerlo. Lo que está claro es que si pensamos que todo lo que tenga que ver con nosotros es perfecto, no vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para corregirlo. Y ese es un error del que, tarde o temprano, el ser humano se termina arrepintiendo. 

Y, para terminar, os daremos un consejo: que sepáis que acudir a un psicólogo no es sinónimo de estar loco. Más bien al contrario: el que sabe que necesita un psicólogo está mucho más que cuerdo porque sabe que necesita mejoras en su vida y está intentando conseguirlas por todos los medios. La locura sería hacer lo contrario, no tener en consideración esto que os estamos comentando.