¿Cómo vender tus joyas en una subasta?

¿Cómo vender tus joyas en una subasta?

Si quieres sacarle una ventaja económica a alguna de tus joyas de valor, la opción de venderla en una subasta podría ser la ideal para ti. Eso sí, deberás conocer algunos aspectos importantes, como cuál es el precio justo de tu joya, o en que estado debe estar para poder ser subastada, entre otros.

En este artículo te ayudamos en el paso a paso del proceso, con los consejos expertos de Joyería Coseta, especialistas en venta de joyas con años de experiencia en el mercado.

Descubre cuánto valen tus joyas en el mercado actual

Lo primero que hay que hacer es determinar el valor real de nuestra joya, para lo cual, hacer una investigación por Internet no siempre suele ser suficiente. Esto porque uno se suele encontrar con información confusa que al final no refleja el precio de venta real que pueden alcanzar la pieza.

Los precios que aparecen en las plataformas de mercado en línea pueden ser poco realistas. El valor de tus joyas en el mercado actual puede diferir considerablemente de cualquier otra valoración que le hayan hecho antes sobre todo en comparación con las valoraciones de reemplazo que dan las compañías de seguros.

Por eso, además de hacer la correspondiente búsqueda por Internet, también es recomendable pedir la opinión de un especialista en joyas cualificado y de confianza, quien nos de un consejo imparcial, experimentado y desde el punto de vista de quien entiende la naturaleza personal de vender una joya con valor sentimental.

¿Cómo encontrar al especialista en joyería?

Ya que recomendamos consultar a un especialista en joyería para determinar el precio verdadero de tu posesión, te ayudaremos a encontrar el profesional indicado, y para esto, debemos tener en mente dos palabras clave: confianza y la sensibilidad.

Para muchos, la vía preferida es solicitar la ayuda de una reputada casa de subastas. Esto porque los especialistas en joyería de las mayores casas de subastas son graduados en Gemología y especializados en Diamantes por la Asociación Gemológica de Gran Bretaña, El Instituto Gemológico de América (GIA) o la Asociación Nacional de Orfebres. 

De hecho, las propias casas de subastas son miembros de la Society of Fine Auctioneers SOFAA (Sociedad de Subastadores de Arte) que asegura que las casas de subastas y sus especialistas cumplen con los más altos niveles profesionales y éticos.

¿Qué se necesita para determinar el valor de las joyas?

Para que el especialista pueda determinar el valor de tu pieza, deberás enviar fotografías de las mismas. Las imágenes tienen que estar tomadas de cerca y ser en alta resolución, por lo que recomendamos usar la lente macro de tu cámara.

Además, los especialistas necesitan ver, no sólo el  anverso, sino también el reverso de la pieza, para determinar tanto su antigüedad como su desgaste o si ha sufrido posibles daños o reparaciones.

Por otro lado, también es necesario enviar cualquier tasación previa y cualquier certificado gemológico o un certificado de diamantes de un laboratorio gemológico reconocido, de forma que el tasador tenga información de ayuda sobre la piedra y su peso. Además que se debe informar sobre la procedencia porque ésta puede añadir valor a la joya.

No obstante, esto es solo el comienzo, ya que el tasador no puede dar una tasación de mercado concreta por fotografía, y esto solo nos servirá como una idea aproximada del valor de la pieza y si es demandada en el mercado actual. 

Así, luego se deberá proceder a presentar la joya en persona para la evaluación correspondiente. Así, los especialistas podrán determinar a ciencia cierta el quilate del oro, la calidad de los diamantes en relación a las cuatro “c”s: color, pureza, talla y peso, así como que podrán hacer un experto estudio y valoración de las otras piedras de su joya. Dentro de todos estos aspectos, también se toma en cuenta la antigüedad, estado de conservación y valor actual en el mercado.

Para conseguir el precio de mercado, el tasador tendrá en cuenta el tamaño y peso de las piedras que compongan una pieza, inspeccionará cualquier tipo de contrastes, marcas del joyero y punzones para identificar quien realizó la pieza y cuál es su procedencia.

Sin contar que, también consultan un gran número de fuentes entre las que se incluyen los precios actuales de los diamantes de La Bolsa, así como precios alcanzados en subasta para piezas similares; de forma que puedan facilitar una estimación de salida para tus piezas, que sea un reflejo de las piezas que han sido vendidas en subastas recientes.

Una vez que se haya hecho dicha valoración, ya queda de parte del cliente si procederá a subastarla y por cual medio lo hará. Las casas de subasta, por lo general, no te obligan a poner tu joya en subasta con ellos solo por haber hecho una evaluación.  

La estimación de salida en subasta

En cuanto a la estimación de salida en subasta, esta aparecerá en el catálogo y en Internet como un precio estimativo para el comprador, el cual será considero como un precio aproximado de venta. De hecho, en algunas circunstancias, el precio final de venta para una pieza rara, con muy alta demanda, o joyas que estén muy de moda actualmente puede superar la estimación de salida. 

Consignar en la subasta más adecuada

Una vez que haya sido informado del precio de salida y que haya decidido vender sus piezas de joyería, deberá encontrar la subasta especializada de joyas en la cual será ofrecida.

Para esto, las casas de subastas organizan diferentes subastas especializadas de joyas al año. En estas, establecen un precio de reserva para las piezas, el cual será el precio mínimo de venta por el que se pueden vender las joyas, además de servir como una garantía de que sus lotes únicamente pueden ponerse a la venta a un precio de mercado justo. De hecho, si su lote no alcanzara el precio de reserva, no se vendería.

Así, deberá elegir la subasta más adecuada para su pieza. Las casas de subastas ofrecen, por ejemplo:

  • Subastas de mitad de temporada, 
  • Subastas online cronometradas,
  • Subastas de Joyería Fina, etc.

Dependiendo del valor y las características de sus piezas, tendrá más éxito en una u otra subasta, lo que asegurará que se venda por el mejor precio. Los mismos especialistas que te ayudaron a valorar tu pieza, podrían también ayudarte a elegir las vías para subastarlas.

Preparación para la subasta

Tras la consignación, sus joyas estarán listas para la venta y esto implicará otra serie de preparaciones.

Por ejemplo, hay que volver a examinar de nuevo las piezas para hacer descripciones detalladas que se utilizarán en los catálogos impresos y en los catálogos online. Para esto, se estudian a fondo las piezas y en el caso de tener una procedencia interesante, se investigar y documenta debidamente.

En algunas circunstancias, los diamantes y piedras de color importantes se envían a reconocidos laboratorios gemológicos internacionales en el Reino Unido, EEUU y Suiza para obtener certificados gemológicos que detallen la graduación de un diamante o cual es el país de origen de alguna piedra de color. Mientras que, todas las perlas naturales se envían a un laboratorio para ser examinadas y se obtienen certificados en todos los casos.

Limpieza y reparación de joyería

Para conseguir el mejor precio de venta, los subastadores de su elección también deberán limpiar las piezas y hacer pequeñas reparaciones o composturas en caso de ser necesario. Cuando estén listas, deberán ser fotografiadas para el catálogo de la subasta por un profesional, el cual tomará imágenes del reverso de las joyas así como de los punzones del joyero o marcas de contrastes.

Buscar a los pujadores idóneos

La función del subastador es presentar sus piezas delante de miles de posibles compradores y conseguir el precio de mercado más alto posible. 

Los medios para lograrlo suelen ser el sitio web de la subasta o de la casa de subastas, así como en otros sitios online especializados en subastas.

Además, el catálogo ilustrado en papel se envía a una base de datos de compradores internacionales y coleccionistas. Incluso, algunos subastadores envían la información de la subasta a diferentes publicaciones especializadas en el área, tanto de carácter nacional como internacional, siendo que aquellas piezas de mayor interés periodístico suelen ser  seleccionadas y recogidas por los medios de comunicación.

Por supuesto, en este mercado 2.0, no se pueden dejar de lado las diferentes  plataformas de redes sociales. Así, al publicarlas y compartirlas en aquellos perfiles donde tenemos una buena cantidad de seguidores que podrían convertirse en compradores potenciales, estamos utilizando el poder de esta grandiosa estrategia para darle más visibilidad a la subasta.

El día de la subasta

El día más importante de todo el proceso es, sin duda, el día de la subasta. En esta, los compradores intervendrán a través de variedad de vías disponibles hoy en día, buscando pujar por la joya de la manera más oportuna. Por ejemplo, están los que gustan de asistir a la puja en persona, los que prefieren pujar por teléfono o las ahora tan populares pujas por Internet, que incluso pueden hacerse desde una aplicación.

Finalmente, al caer el martillo, tu joya pasará a un dueño diferente y tu obtendrás el valor justo (o incluso más) por ella.