Elige una silla ergonómica para evitar dolores de espalda

Elige una silla ergonómica para evitar dolores de espalda

El dolor de espalda es algo que todas las personas experimentan en algún momento de su vida, independientemente de su sexo, edad, país, grupo social o profesión y muchos expertos en temas de salud lo consideran la principal causa de discapacidad en el mundo. Actualmente debido a cómo se ha ido desarrollando nuestro modo de vida y las condiciones de trabajo en muchas actividades laborales, los trabajadores pasan buena parte de su jornada laboral sentados, por lo que para la salud de nuestra espalda se ha convertido en sumamente importante elegir bien la silla de nuestro trabajo.

Esta debe poder adaptarse a la anatomía y dimensiones del cuerpo de la persona que la vaya a utilizar, debiendo tener un diseño en el que se pueda regular y garantizar un reparto de la distribución de presiones uniforme en el asiento, un elemento de mobiliario que es lo que se ha dado en denominar una silla ergonómica. Así si vosotros necesitáis una, nosotros os recomendamos que la compréis en Muebles Sáez, puesto que ellos se dedican a la comercialización y venta de muebles de calidad a precios muy competitivos, así como además podrás contar con atención y asesoramiento personalizado, transporte y montaje gratuito. Sin embargo, si hay un motivo realmente importante para acudir a ellos, es que son expertos en la materia y te podrán aconsejar cual es la silla que más se adapta a ti.

Una buena silla ergonómica debe contar al menos con las siguientes características:

  • Regulable en altura. La base del asiento debe adecuarse a la altura del trabajador, de tal modo que se pueda ajustar verticalmente subiendo o bajando hasta que los muslos formen un ángulo de 90º con el suelo.
  • Asiento regulable en profundidad, para poder dejar un espacio libre entre el borde del asiento y la parte posterior de las rodillas, con el propósito de evitar la presión del asiento sobre la parte posterior y así no dificultar la circulación sanguínea, especialmente la de retorno, los pies fríos, el entumecimiento de las piernas, etc., del mismo modo que es conveniente que tenga una suave inclinación hacia abajo.
  • Que tenga un soporte lumbar firme adaptable a la forma de la espalda para mantener la zona lumbar protegida y la columna vertebral alineada, manteniendo así un apoyo estable.
  • El respaldo debe poder regularse según diferentes puntos de inclinación o tener el sistema sincronizado por el cual se permite bascular el respaldo hacia atrás al mismo tiempo que la base del asiento se desliza hacia adelante o atrás de tal modo que el cuerpo se mueve en sintonía. También es interesante que pueda inclinarse sin esfuerzo para permitir al cuerpo realizar movimientos de relax.
  • Los reposabrazos deben ser ajustables en altura para poder permitir una postura cómoda en la que los brazos puedan formar un ángulo de 90º con la mesa, al mismo tiempo que sirven de apoyo a los codos y antebrazos.
  • Deberá contar con reposacabezas para servir de apoyo y descanso al cuello, el cual también deberá ser regulable en altura.
  • Las ruedas en la base de la silla permiten una mayor comodidad para cambiar de postura o para poder alcanzar una estantería, archivador, etc. deberán ser cinco con el fin de lograr una mayor estabilidad en el movimiento.
  • El material elegido para tapizar el respaldo y asiento de la silla deberá ser transpirable para evitar un excesivo calor y una mayor comodidad y confort.
  • Deberá estar construida con un material antiestático para favorecer la desaparición de la incómoda electricidad electrostática que se puede llegar a generar en suelos con moquetas.

Otros factores clave en el entorno laboral

Una vez que tenemos asegurada una posición adecuada y cómoda para la espalda en nuestro trabajo ante el ordenador, existen otros factores que debemos tener en cuenta, como pueden ser:

  • La iluminación. La luz natural siempre es la más beneficiosa por ser la de mayor calidad y la que proporciona un mayor bienestar, en todo caso se deben evitar los deslumbramientos, reflejos y sombras excesivas, las ventanas no deberán estar enfrente ni en la espalda por lo que la iluminación debe ser lateral.
  • Deberá mantenerse dentro del siguiente rango: en verano, entre los 23 y 26º y en invierno, entre los 20 y los 24 grados, la humedad relativa estará situada entre el 45 y el 65 %. Se evitarán las corrientes de aire molestas y se aconseja la renovación de aire limpio.
  • Realización de pequeños descansos y pausas para alejar la vista del ordenador y descansarla evitando así la fatiga visual, escozor y sequedad de ojos, etc.