Morderse las uñas: un hábito perjudicial para la salud

Morderse las uñas: un hábito perjudicial para la salud

El frecuente hábito de morderse las uñas hay que intentar evitarlo porque es perjudicial para la salud, más de lo que la mayoría de la población piensa. Y es por ello que en este artículo nos vamos a centrar en conocer mejor la onicofagia, el nombre que recibe este perjudicial hábito. Así, vamos a descubrir las principales causas que lo originan, las consecuencias que produce esta práctica y las soluciones más utilizadas para dejar de morderse las uñas.

· Principales causas de morderse las uñas

El hábito de comerse las uñas suele ser una práctica que se inicia desde edad temprana, sobre los 4 o 6 años, pero que en muchos casos se suele prolongar hasta avanzada edad. También puede producirse en momentos de ansiedad o estrés.

Pero independientemente del origen, como veremos a continuación es bastante perjudicial por lo que es importante abandonar el hábito cuanto antes y para ello se deben conocer las causas que causan el hábito. Así, vamos a descubrir los motivos más comunes que generan la conducta.

– Para aliviar el estrés y la ansiedad: muchas personas cuando se encuentran en situaciones de gran nerviosismo como puede ser un examen o una entrevista de trabajo tienden a morderse las uñas para aliviar ese estrés o ansiedad.

– Por problemas de timidez: según los expertos detrás de morderse las uñas hay problemas de baja autoestima o timidez, aunque también las personas perfeccionistas suelen tender a adquirir este hábito.

· Consecuencias de la onicofagia

Morderse las uñas es perjudicial para la salud, puede producir desde pequeñas heridas en los dedos, deformar las manos hasta serios problemas dentales.

· Heridas, infecciones o perder la uña

Está claro que morderse las uñas afecta a las propias manos, desde pequeñas heridas a graves infecciones que pueden hacer perder la uña. Esto se debe a que muchas personas se muerden las uñas hasta dejar al descubierto zonas que deberían estar protegidas. Y no solo se suelen morder las uñas, también la piel de alrededor o los padrastros. Así, estas zonas a la intemperie pueden infectarse con mayor facilidad.

También hay que señalar que si las uñas se muerden de manera habitual o prolongada en el tiempo puede afectar a la estética de las manos. E incluso se puede perder la uña al no crecer más o que el tamaño de esta sea pequeño de manera permanente. Otra consecuencia bastante común es la deformación de los dedos, normalmente suelen ensancharse o volverse más pequeños.

· Causa problemas bucodentales

Y la onicofagia no solo produce problemas en las manos, también genera consecuencias negativas en los dientes.

“La onicofagia puede afectar a la estética bucodental, ya que puede producir desgastes y microfracturas en el esmalte de los dientes, especialmente en los incisivos superiores. También el mal hábito de morderse las uñas genera problemas en la articulación temporomandibular (ATM), como dolor y chasquidos, debido a que esta conducta obliga a un adelantamiento forzado de la mandíbula”, explican desde el Consejo General de Dentistas sobre las consecuencias de la onicofagia en la salud bucodental.

Aunque estos no son los únicos problemas que puede ocasionar morderse las uñas, pueden ser mucho más graves. Y es que al llevarse las manos a la boca las bacterias y otros microorganismos que se encuentran debajo de las uñas pueden originar problemas en las encías como aftas bucales de repetición.

Incluso en casos muy extremos, si la onicofagia se asocia a otras patologías como el bruxismo (hábito de apretar los dientes) puede verse comprometida la supervivencia de alguna pieza dental.

En definitiva, son varios los problemas bucodentales que puede originar la onicofagia en la dentadura, y como hemos visto no sólo son estéticos.

· La onicofagia puede afectar a la salud mental

Ya hemos señalado las consecuencias físicas que puede generar la onicofagia, pero también hay que señalar que la onicofagia puede afectar a la salud mental. Y es que morderse las uñas genera un alivio de la ansiedad para muchas personas, pero también puede incrementarla por motivos de vergüenza o falta de autoestima al tener unas manos feas por el mal hábito. Incluso algunas personas suelen presentar problemas sociales por estos problemas de autoestima.

Estos son los principales problemas que puede generar la onicofagia. Como se ha visto son variados y pueden convertirse en graves. Por ello es importante intentar evitar esta conducta desde edad temprana. Existen diferentes métodos para conseguirlo que vamos a conocer a continuación.

· Tratamientos para evitar la onicofagia

No existe un único tratamiento para evitar morderse las uñas. En función de la edad o la causa que origina el hábito se puede optar por unas soluciones u otras.

. Uñas postizas

Unas uñas de porcelana o de gel pueden ser la solución para dejar de morderse las uñas durante varios meses y conseguir, de este modo, perder la costumbre de hacerlo. Según Belleza i Ungles, con muchas sus clientas que llegaron hasta ellos intentando evitar este problema y ahora, en la actualidad, muchas han seguido el tratamiento pos estética y otras han dejado de realizárselo porque han conseguido evitar la onicofabia.

· Esmalte amargo

Una solución que suele tener éxito especialmente en los niños es aplicar un esmalte de sabor amargo. Esta solución se puede encontrar en cualquier farmacia por un módico precio. Consiste en un esmalte transparente que tiene un sabor muy amargo por lo que evita que las uñas se muerdan. No obstante, no es igual de desagradable para todas las personas por lo que puede no surtir el efecto deseado en todo el mundo.

· Terapia conductual y control de estímulos

Otra manera de evitar morderse de las uñas es a través de terapia para intentar revertir el hábito. La técnica que ha demostrado mayor efectividad es la inversión del hábito. Con este procedimiento se busca cambiar el habito perjudicial de morderse las uñas por otro más saludable. Así, los pacientes entrenan la mente para poder realizar la conducta deseada en momentos de ansiedad, estrés o miedo en los que antes solían morderse las uñas para relajarse.

Y en las personas que solían tener el hábito para reducir la ansiedad se ha comprobado que a través de técnicas de relajación se puede conseguir no morderse las uñas.

Esperamos que tras la lectura de este artículo hayáis podido conocer la onicofagia, así como si os mordéis las uñas intentéis buscar el tratamiento para poner fin a la conducta cuanto antes.