¿Por qué la aparición de la haloterapia ha beneficiado a los amantes de colgantes y collares?

¿Por qué la aparición de la haloterapia ha beneficiado a los amantes de colgantes y collares?

Una de las peores cosas que le puede pasar a una persona a la que le guste llevar joyas es que tenga algún tipo de problema respiratorio. ¿Qué tienen que ver las dos cosas? Pues puede ser que tengan más relación de lo que podamos llegar a imaginar, sobre todo por el hecho de que a una persona que tenga problemas respiratorios le molestará mucho más, por ejemplo, llevar un collar o una cadena de oro o plata, especialmente si no son especialmente largos. Para quien tiene problemas respiratorios, notar el contacto de algo sobre su cuello, por muy pequeño y poco pesado que sea, puede resultar un estorbo.

Esta situación se da muchas veces y cada vez es más frecuente entre personas de todo tipo. Tradicionalmente, quien ha sufrido este problema y adora portar complementos ha tenido dos opciones: la de atajar el problema de raíz y dejar de lado esos complementos, algo que le puede sentar mal, o hacer frente a esos agobios de los que hablábamos y seguir portando collares y cadenas a pesar de los problemas que ello le pueda ocasionar. Como veis, no se trata de una decisión que resulte fácil, aunque haya gente que tuviera claro lo que hay que hacer.

La solución para todas aquellas personas que tienen problemas respiratorios y que quieren llevar collares o cadenas sin que eso les agobie al entrar en contacto con la superficie de su cuello ya está inventada y se llama haloterapia, una técnica consistente en usar los entornos copados por la sal para mejorar afecciones de índole respiratorio y que, según nos indican desde Saltium, cada día es más conocido no solo en España sino en una buena gama de países tanto de Europa como del resto del mundo.

Esa solución es cada día más visible y ese es uno de los motivos por los cuales, ahora, esas dos opciones de las que os hablábamos antes han dado pie a una nueva: la de controlar y mejorar nuestro sistema respiratorio antes de que podamos a volver a usar complementos alrededor de nuestro cuello sin que nos agobien. Desde luego, y como veis, la sociedad en la que nos encontramos va haciendo cada día más posible que se pueda encontrar para cada problema una solución, incluso cuando hablamos de afecciones que en el pasado (y no tan en el pasado) eran prácticamente sinónimo de desgracia.

Las afecciones respiratorias, un problema que deja datos escalofriantes

Hemos querido rescatar algunos datos relativos a los problemas respiratorios de la población española y para ello hemos echado mano de una gráfica que es propiedad del portal web Statista: por cada uno de los años transcurridos desde el 2007 al 2019, murieron en España un mínimo de 40.000 personas a causa de un problema de este tipo. Y los datos del año 2020, especialmente a causa del coronavirus, seguro que se disparan. Como veis, no estamos hablando de un asunto que sea para nada baladí.

Es evidente que la haloterapia va a jugar un papel importante entre todas aquellas personas que tengan algún problema relacionado con su respiración. Seguro que el número de fallecimientos del que hablábamos en el párrafo anterior hubiera sido mucho mayor en el caso de que la haloterapia no existiera de ninguna de las maneras. Así que podemos dar gracias a que ahora tenemos a mano algo que nos puede echar un cable con ello y que, como vemos, incluso puede hacer que no nos tengamos que preocupar por el supuesto agobio que nos puedan causar colgantes y collares en nuestro cuello.

Hay muchas personas en España interesadas en el campo de los complementos

España es un país en el que todo lo que tiene que ver con los complementos sigue bastante de moda y una prueba de ello es que, según fue publicado también en el portal web Statista, la facturación de joyería, relojes y este tipo de objetos de manera online antes de la pandemia rozaba los 10 millones de euros, una cifra que superó los 13 millones una vez que el coronavirus hizo acto de aparición en España y en el resto del mundo. Se trata de un sector que sigue vivo y que, desde luego, también tiene sus épocas de crecimiento.

Ni que decir tiene que hablamos de una actividad que no es crucial para nuestro PIB pero que, como cualquier otra, es importante y que se veía afectada muchas veces por ese volumen de personas que, siendo susceptibles de comprar joyería (especialmente, como hemos dicho, colgantes o collares), se veían impedidos de hacerlo a causa de padecer algún problema respiratorio. La irrupción de la haloterapia puede ser lo que cambie sus vidas y, como es lógico, esa es una de las mejores noticias que esperaban recibir.